miércoles, 7 de marzo de 2012

Crecer Cantando

Séneca escribió: "Busquemos algo bueno, no en apariencia, sino sólido y duradero, y más hermoso por sus partes escondidas; descubrámoslo. No está lejos: se encontrará; sólo hace falta saber hacia dónde extender la mano."

Después de algún tiempo uno descubre que la esencia de la docencia va más allá de las cuatro paredes de un aula, que hay que romper esa cuarta pared, como se hace en teatro, para exprimir todo el valor pedagógico y humano que encierran profesores y alumnos; que para poder expresar todo el potencial y todo el contenido emocional, ha de salirse de ese cubículo, abandonar por un rato hileras de pupitres, pizarra y protocolo para descubrir que cualquier persona, por muy "trasto" que sea, tiene unas cualidades intrínsecas que hay que dejar al aire. Cuando salimos de lo ordinario nos adentramos en lo extraordinario y el enriquecimiento durante el aprendizaje se convierte en mutuo. De esta forma se pueden mostrar las virtudes de los alumnos para elaborar un proyecto, simple o grandioso, poco importa la magnitud del proyecto, importa el resultado, la comunión plenaria, la humanidad que se deja al descubierto en ese intercambio de experiencias vitales.

Toda esta retahíla es para describir la intensidad emocional que se vivió el pasado lunes 5 de marzo en el Teatro Central de Sevilla, en ese tobogán de agitación, turbación, exaltación y adrenalina que compartimos docentes y alumnos del IES Las Encinas, del IES Pintor Juan Lara, de la Escuela de Música Ian Murray y del IES Néstor Almendros.


Todo espectáculo es efímero, su valor intrínseco consiste precisamente en eso, en su fugacidad para convertirse rápidamente en recuerdo y en esta ocasión un recuerdo imperecedero, mágico e inagotable para la memoria más grata de los buenos recuerdos.

Gracias a todos por el trabajo bien hecho, por el esfuerzo titánico, por la experiencia profesional, por la humildad candorosa con que os enfrentáis a tamaño proyecto y por esa música que como se sabe, apacigua a las fieras, sean de la ESO, de Bachillerato, de F.P. o del Sorondongo.

Aquí dejo un retazo de esas emociones.




0 comentarios:

Publicar un comentario